La isla de Bantayan, relax máximo.

Hola a todos! Hoy hablaré de los días que hemos pasado en la tranquila isla de Bantayan sin hacer nada más que relajarnos en la misma playa y comer en el mismo restaurante todos los días, así que seré breve.

Llegamos a Cebú, una isla bastante grande que alberga la ciudad más prospera de Filipinas: Cebú City (allí teníamos que pasar una noche). Resultó que nuestro hotelito, pese a estar cerca del centro, estaba en el barrio de puticlubs de la ciudad, y como llegamos cuando ya había anochecido lo vimos en todo su esplendor. Como no había donde cenar barato, nos metimos en el restaurante de un hotel y me comí una de las mejores lasañas de mi vida. Al día siguiente cogíamos el bus bien pronto hacia el puerto de Hagnaya, una ciudad al norte de la isla. Salir y entrar de Cebú City es una odisea, como se acercan las elecciones se han puesto a renovar absolutamente todas las arterias principales. después de un trayecto de 3 horas cogimos un ferry de 1 hora y media que nos llevaría a Bantayan, nuestra isla.

Allí nos alojamos en Santa Fe, la ciudad más tranquila, construida alrededor de la mejor playa de la isla. Por tanto nos encontrábamos a 5 minutos de la playa y una placita con buenos restaurantes. Para que movernos más? Ya el primer día nos sentamos en el que parecía que tenía los precios más asequibles, allí conocimos a su dueño, un filipino de edad avanzada que había viajado por el mundo. Un señor con todas las letras, siempre bien peinado y con camisa. Después de pasar 5 noches en la isla os podréis imaginar la de veces que fuimos al restaurante, unas 9… El hombre se sentaba con nosotros a charlar, nos invitaba a probar postres, un día nos trajo un pescado fresco sin haberlo pedido y lo más curioso de todo: el último día le trajo a Laura una concha de su colección privada como regalo (ella le habia contado que siempre las buscaba en la playa).

Respecto a la playa, es una maravilla. Es bastante larga y como atraviesa una punta de la isla puedes ponerte en el lado que mejor esté el viento. Además tiene varios ambientes, es como muchas playas en una. Aguas cristalinas y calmas, y no hay gente!! Solo eché de menos una buena sombrilla.

IMG_20160316_124509_1-01

 

Si he de ponerle un pero a la isla es la comunidad de expatriados que hay allí instalada: hombres mayores paseándose con chiquillas filipinas. La recepcionista del hotel nos contó que ella apenas tenía amigas, que la mayoría de chicas de su edad estaban con occidentales y le miraban por encima del hombro por estar casada con un filipino. Lamentable. Y lo peor es que se venden por muy poco.

Hasta la próxima!!

 

Anuncios
Categorías: Filipinas, Primera aventura: sudeste asiático | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “La isla de Bantayan, relax máximo.

  1. Nacho

    Como siempre haces unas entradas que dan gusto leer, y unas fotos muy bien seleccionadas. ¡Vaya experiencia!, tendría que ser obligatorio por lo menos, hacer un viaje así en la vida. Un abrazote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: