Vuelta a casa

Hace exactamente un mes que nuestra aventura acabó y volvimos a casa. Algunos ya sabían que volvíamos, pero otros muchos no tenían ni idea (sobretodo porque Laura quería dar la sorpresa a familia y amigos). No he tenido ni tiempo ni ganas de escribir hasta ahora, pero creo que está bien zanjar el blog hasta el invierno que viene.

He de admitir que una parte de mí tenía ganas de volver, después de estar 4 meses y medio dando vueltas se echan de menos muchas cosas. Pero el factor esencial que hizo que comprásemos el temido billete de vuelta fue el trabajo. O volvíamos ya y trabajábamos el verano en Ibiza, o nos la jugábamos a quedarnos sin nada hasta el año siguiente. A veces hay que dejar de lado el espíritu aventurero y pensar un poco con la cabeza, el invierno que viene volveremos a tener la oportunidad de hacer algo parecido, o mejor.

Llegar a Ibiza fue un shock, sobretodo porque al día siguiente yo empezaba a trabajar. No miento cuando digo que pasé una semana triste, muy triste. Una parte de mi tenía la sensación de no haberse ido nunca, todo me parecía tan normal… El reencuentro con la familia, los amigos, conversaciones cotidianas, mis cosas, etc. Pero la otra parte de mi mente seguía allí, sobretodo con esa sensación de libertad y novedad que tenía allí cada día. Cuando dejaba, pues, de soñar despierto, es cuando me veía en la oficina y me entraba el bajón. Por suerte el cuerpo es sabio y se adapta rápido a todo, bueno o malo.

Los últimos días de nuestro viaje los pasamos en mi querida Bangkok, disfrutando al máximo de todo cuanto hacíamos, aunque fuese pasarse el día en el mercadillo de compras. No pudimos evitar traernos una maleta llena de ropa y regalos. Es una ciudad que me encanta, hay que saber obviar y salir de lo más turístico y puedes llegar a encontrar ambientes y rincones increíbles.

Así que eso es todo amigos, dejamos esto en stand by.

Anuncios
Categorías: Otros, Primera aventura: sudeste asiático | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Vuelta a casa

  1. Cristina

    Muy felices de teneros de vuelta a casa, ahora entiendo una frase que en su día llamó mi atención: “quien vuelve, nunca se fué” es cierto que miro atrás y parece un sueño, es como si no os hubierais ido y supongo que para vosotros la sensación debe ser también un poco extraña. Comprendo esa sensación de tristeza por aterrizar tan de repente en lo cotidiano y las obligaciones después de tantas experiencias y entornos tan bonitos y diferentes, y sobretodo después de saborear tanto la libertad total. Pero así es la vida, ya habrán más viajes, y con los años descubriréis que lo cotidiano también tiene su encanto. Por el momento, ahora toca disfrutar de vuestra presencia, aunque las obligaciones nos dejen poco tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: