De vuelta a la gran ciudad: Brisbane

Hola de nuevo! Qué raro se me hace escribir dos entradas tan juntas después de haber estado más de un mes sin pensar en el blog. Como os dije hemos pasado las dos últimas semanas en Brisbane. Reservamos la primera noche en un macro hostel en el centro con la intención de ofrecernos a trabajar en todos los hostels que pudiésemos. Por lo visto las cosas no son tan fáciles en la gran ciudad. Para empezar, la mayoría no aceptaba este tipo de trabajadores. Y los que sí los aceptaban te pedían requisitos del tipo: “antes de aceptaros como trabajadores tenéis que vivir en el hostel como clientes al menos dos semanas” o “mínimo tenéis que quedaros a trabajar 6 semanas”. Por tanto, vimos rápido que a Brisbane no habíamos venido a trabajar, así que nos buscamos un hostel más apacible y reservamos habitación para el resto de días: tocaba descansar y visitar la ciudad con total libertad, cosa que nos apetecía a rabiar.

2017_0202_11154700-01

El hostel estaba muy bien, con piscina, ping pong, shuttle bus al centro cada hora, etc. Lo único que no nos ha gustado era la gente, la gran mayoría eran alemanes de entre 18 y 20 años, y muchos de ellos estaban trabajando en la ciudad. Nos han robado comida por ejemplo, cosa que jamás pasó en los otros sitios. Nuestros compañeros de habitación trabajaban en la obra y cada mañana sonaba el despertador a las 4 a.m. Y no se les ocurría otra cosa que posponer 5 minutos la alarma durante casi una hora.

En fin, niñatos a parte, la ciudad es una pasada. Totalmente adaptada a todo tipo de personas, limpia, con wifi gratuito y fuentes de agua potable en cada esquina y cantidad de servicios públicos gratuitos. Para empezar, tienen una piscina y playa artificial al lado del río, muy necesaria la verdad. Es la primera vez que me doy cuenta que voy saltando de sombra en sombra, el sol es abrasador. También tienen un barquito gratuito que recorre el río y desde donde puedes ver vistas fabulosas (CityHopper).

img_20170209_073813-01

El primer día me marqué en el mapa cantidad de cosas que ver y estoy orgulloso de no haberme dejado ninguna:

-Museos: al ser una gran ciudad (la tercera más grande del país), está plagada de museos. En mi caso visité el Museo de Queensland, que está enfocado en la fauna australiana. Tienen desde dinosaurios (huesos y recreaciones) hasta una grandísima variedad de animales disecados autóctonos. También estaban haciendo en ese momento una exposición sobre el acelerador de partículas CERN que hay en Suiza, tenía una pinta interesantísima pero al ser tan técnico me hubiese perdido bastante. Otro museo que visité fue el marítimo, a parte del típico edificio con maquetas y partes de barcos, tienen una explanada y un dique seco con varios barcos que se pueden visitar. El más atractivo es el HMAS Diamantina, una fragata de la segunda guerra mundial con casi 100 metros de eslora. Además del equipamiento habitual, tenia armamento anti submarinos (cargas de profundidad). Visitarla fue una pasada, ya que la tienen impecablemente cuidada y tuve un guía para mí solo que me explicó todos los detalles y anécdotas por haber. Tanto la exposición del acelerador de partículas (me hubiese explicado todo) como el Museo Marítimo me hubiese encantado visitarlos con mi padre. Por último visité el Museo de Brisbane, que está situado en el edificio del ayuntamiento y te explica la historia de la ciudad, también puedes subir a la torre del campanario y echar unas fotos.

-Parque botánico y Roma Parklands: los dos parques más grandes de la ciudad merecen la pena ser visitados. Al Roma me presenté poco después de las 8 de la mañana y estaba yo solo rodeado de lagartos que invadían los caminos. Había de todos los tamaños, algunos realmente desafiantes.

-Bibliotecas y catedrales: Brisbane tiene muchas iglesias, la mayoría muy bonitas. A mí personalmente siempre que visito una ciudad y veo una iglesia bonita me gusta entrar y fotografiarla. Respecto a las bibliotecas, alucinantes. No había visto cosa igual, tanto en diseño como en tamaño, pasando por instalaciones: cientos de ordenadores, decenas de salas privadas para grupos, con proyector y todo, salas individuales donde disfrutar de audiovisuales…

img_20170129_124829-01

-Shopping: de vuelta a la ciudad, de vuelta al capitalismo. Es una ciudad con muchísimas tiendas y calles peatonales donde pasear y… comprar. Hemos caído en la tentación de comprarnos bastantes cosas la verdad, sobretodo ropa. Hay varias cadenas nacionales que tienen ropa muy chula a precio ridículo. También tuve que comprarme un nuevo móvil!

-Chinatown: nuestra primera noche en la ciudad coincidió con el año nuevo chino, y justamente estábamos alojados en Chinatown. Luces, petardos, dragones y mucha gente. Esa misma zona se convierte en una de las mejores zonas de fiesta de Australia los fines de semana, aunque no lo hemos comprobado.

2017_0202_13063800-01

Para concluir, decir que la ciudad es una pasada, probablemente la que tenga mejor calidad de vida de todas las que he visto. Está limpia, completamente adaptada para todo tipo de personas, encuentras wifi y fuentes de agua en cada esquina, todo tipo de servicios gratuitos, bibliotecas impresionantes… Pese a eso, me cuesta imaginarme viviendo en Australia, creo que a la larga acabaría aburrido de tanto calor y perfección. Creo que en la vida hace falta un poco de caos (por eso me gusta tanto Asía) y un poco de frío de vez en cuando. Aparte de eso, echo en falta el ambiente de las calles de España, aquí parece que la gente solo se mueve por necesidad, y siempre que puede en coche. En España paseas por la calle, ves bares, heladerías, terrazas llenas de gente hablando y tomándose una caña… Eso no lo tienen aquí! Y para acabar la cultura, es un país relativamente nuevo y echo en falta la cultura antigua que tenemos en Europa o Asía (eso incluye también la cultura culinaria). Parece que solo digo cosas malas, pero para nada, solo intento explicar que pese a ser un sitio cojonudo, no me convencería para quedarme vivir. Pese a eso sigo diciendo que no solo España, sino todo el mundo, debería poner un ojo en este país y copiar más de una cosa que hacen muy bien.

Y nada, me guardo hablar de Nueva Zelanda para la próxima entrada, llevamos solo 4 días y ya hemos vivido más de una aventura… Hasta la próxima!!

Anuncios
Categorías: Australia, Segunda aventura: Oceanía y sudeste asiático | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “De vuelta a la gran ciudad: Brisbane

  1. Nacho

    Un relato estupendo y unas fotos dignas de estar en una revista, preciosas. Es un placer leer tus entradas. A mi tambien me hubiera gustado ver contigo la exposición del Cern y muchas mas cosas que has visto. Seguro que tendremos alguna oportunidad mas para ver cosas interesantes juntos. Un fuerte abrazo y cuidate mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: