Meditación en un templo budista en Tailandia

Hola a todos! Hace poco más de una semana ingresé en un templo budista llamado Wat Trivisudhidham. Mi intención era hacer un retiro de meditación vipassana durante 10 días. Eso es básicamente estar durante 10 días madrugando, meditando todo el día y sin poder hablar ni usar cualquier tipo de aparato electrónico ni leer o escribir. Cuando contacté con el templo me di cuenta que lo que ofrecían era algo diferente, en este caso incorporaban 1 hora de yoga y 3 horas de “cánticos” con monjes al día. Estos cambios hasta me parecieron positivos, ya que hacían el día más llevadero y variado. Hasta aquí la teoría.

Cuando llegué al templo tuve la suerte de que me recibiese Elena, una monja española que lleva allí 4 años. Ella me explicó el funcionamiento de todo y me preparó para lo que me esperaba. Su hermana menor, Eva, también es monja allí desde hace 1 año y medio. Ambas son grandísimas personas que hicieron todo lo posible para ayudarnos a mí y al resto de extranjeros a integrarnos y a introducirnos en el mundo del budismo y la meditación.

Pronto me di cuenta de dos cosas, la primera y más importante es que no se trata de un templo para la meditación. Su función básica es la sanación, es decir, la gente va allí porque tiene algún problema de salud. Se ve que el Abad del templo, del cual no recuerdo el nombre, es la máxima autoridad budista en todo el país, está “iluminado”. Eso significa, según el budismo, que está en la última de sus vidas y por eso su mayor deber es compartir su sabiduría, que en este caso es la sanación. Básicamente cuando una persona llega el templo acepta los 8 preceptos del budismo:

-Evitar matar, directa o indirectamente.
-Evitar robar y tomar cosas sin permiso de su dueño.
-Evitar el contacto sexual.
-Evitar mentir y engañar a otros.
-Evitar el consumo de intoxicantes: alcohol, tabaco y drogas recreativas (se pueden tomar medicamentos de venta con receta.)
-Evitar comer más de una vez al día. La comida debe hacerse antes del mediodía, se considera que la comida terminó cuando uno deja de comer por 30 minutos.
-Evitar sentarse con orgullo en una cama o asiento alto o costoso. También hay que evitar sentarse sobre pieles de animales.
-Evitar el uso de joyería, perfumes y cosméticos. Evitar cantar, bailar o tocar música con apego.

Una vez aceptados los preceptos se va a visitar al Abad, tienes derecho a hacerle una sola pregunta. Pero aunque no la hagas, él te dirá lo que siente sobre ti, normalmente relacionado con la salud. A mí me dijo que tenía un problema en los huesos, pero conozco gente que le dijo que iba a tener cáncer. Como a mí siempre me ha gustado la medicina alternativa y natural me pareció buena idea probar en el programa de sanación (al final casi todo el mundo que tiene intenciones de meditar acaba en este programa, ya que son muy parecidos). Asocié el “problema en los huesos” con mis dolores de cervicales, así que no tenía nada que perder. La sanación se basa en varias cosas, pero sobretodo en un programa de medicinas naturales (tónicos, infusiones, hierbas, etc.) que los primeros días son detox. Acompañadas de tratamientos como la reflexología, acupuntura, masajes, etc.

La rutina que llevaba era la siguiente:
4:30h – Hora de levantarse
5:00h – Una hora de cántico con los monjes
6:15h – Dar las ofrendas a los monjes (sobretodo comida para ese mismo día)
6:30h – Recoger la primera tanda de medicinas y tomarlas (10 minutos de separación entre cada una)
8:00h – Ir a desayunar, primero se sirve a los monjes, que bendicen la comida
9:30h – Clase de yoga
11:00h – Ir a comer (última comida del día)
13:00h – A esta hora normalmente íbamos a meditar, con ayuda de las dos monjas españolas
16:00h – Baño caliente en unas piscinas con sales minerales
16:30h – Recoger la segunda tanda de medicinas y tomarlas
19:00h – Dos horas y media de cántico con los monjes
22:00h – A dormir

En los huecos que quedaban entre medias normalmente nos juntábamos para hablar, hacíamos la siesta o merendábamos algo (zumos, yogures y pipas de girasol estaban permitidos).

Según fueron pasando los días, la desmotivación se apoderó de los que vinimos únicamente para meditar, ya que era imposible. La falta de profesor, tiempo, y sobretodo el hecho de estar hablando con la gente, lo ponían muy complicado. También influyó que varias personas de nuestro grupo empezaron a encontrarse mal debido a la medicación.

Al quinto día, lleno de dudas, me presenté ante la sanadora que iba a determinar qué programa específico iba a seguir (los cuatro primeros días haces uno genérico). Me estuvo examinando la espalda y golpeando con un martillito. Con eso me dijo a qué horas y en qué sitios tenía que hacer los tratamientos. Si no recuerdo mal me tocó un masaje con aceite caliente, reflexología y uno más que no recuerdo. Estaba decidido a cumplir los 5 días que me faltaban, pero empecé a encontrarme muy mal. Un dolor agudo, de los más fuertes que he sentido, se puso sobre mi riñón derecho y se extendió hacia el abdomen. Era lo que se dice insoportable. Incluso vomité tres veces. No estoy seguro de qué fue, pero tengo la sensación de que fue un cólico nefrítico. Tantas medicinas quizás necesitaban que hubiese bebido más agua, cosa que no hice en abundancia.

Pasado el mal trago y viendo que los otros ya habían decidido abandonar antes de tiempo el templo para irse a pasar unos días de relax a una isla, decidí unirme a ellos. Finalmente en la isla solo acabamos Pablo, de Colombia, y yo. Solo puedo decir cosas buenas de él, al que después de varios días considero como un hermano por como se ha portado no solo conmigo, sino con los demás. Así que pasamos 3 días recorriendo la isla (Koh Yao Noi) y descansando. La isla en cuestión es una maravilla porque sigue sin ser turística, lo único que se le puede achacar es que sus aguas son algo turbias.

Después decidí volver a Bangkok (ya tenía la reserva de hotel) a pasar los últimos tres días antes de volar a Japón. Me alojo en Silom, una zona alejada del bullicio turístico de Khao San. Donde se encuentra una combinación perfecta entre rascacielos, centros comerciales, buenas conexiones de transporte, parques, etc. con la vida local más auténtica: puestos callejeros, vendedores, mercadillos… Me ha encantando. Y está misma noche pongo rumbo al país del sol naciente.

Hasta la próxima!

Anuncios
Categorías: Sin categoría | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Meditación en un templo budista en Tailandia

  1. Marisa

    David, leerte es una alegria y saber la intensidad que vives cada momento.
    En cuanto a la sanación es bastante normal todo lo que sentiste….es limpieza de nuestro cuerpo y mente. No te preocupes..
    Te leo y nos vemos pronto

  2. Nacho

    Hola David. Una cacho experiencia. Yo creo que fue casualidad lo del cólico nefritico, pies en tan poco tiempo no se crea una piedra. En cuanto a los preceptos, no son los 8 preceptos budistas, deben ser las normas del templo. Los preceptos budistas son:
    1. No dañar, sino cuidar de todos los seres.

    2. No tomar lo que no te es dado, sino respetar las cosas de los demás.

    3. No tener una conducta sexual promiscua, sino practicar la pureza de mente y el auto control.

    4. No mentir, sino hablar con la verdad.

    5. No participar en la producción y el comercio de armas de fuego, ni venenos químicos que perjudiquen a la salud y a la seguridad publica, ni de drogas y licores que confundan y debiliten la mente.

    6. No desperdiciar, sino conservar los recursos naturales y la energía.

    7. No albergar enemistad en contra de los errores de los demás, sino promover la paz y la justicia a través de medios no violentos.

    8. No apegarse a las cosas que te pertenecen, sino practicar la generosidad y la alegría de compartir.

    De todas formas seguro que has sacado muchas cosas positivas en tu experiencia y eso no tiene precio.

    Japón seguro que te gusta mucho. Ya nos contaras. Un abrazote muy fuerte y que lo disfrutes muuuuucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: